Entradas

Crónica de un país en decadencia: Parte I sistema carcelario

Imagen
¿Alguna vez han estado dentro de una cárcel? Visitando o simplemente, ¿saben cómo se maneja? Esto es parte de mi experiencia personal, una breve reseña del funcionamiento de un recinto penitenciario.  La cárcel es un lugar para reformar a los delincuentes, a personas que no funcionan dentro del sistema social preestablecido, pero muchos desconocen que dentro de la cárcel también hay un sistema, y no precisamente para reincorporar a los "descarrilados".
Las cárceles venezolanas se han ganado la fama de ser las más peligrosas y mortíferas en toda Latinoamérica. Son múltiples las noticias que aparecen continuamente a través de los medios de comunicación y redes sociales sobre asesinatos, motines, y otros delitos cometidos dentro de las prisiones. Tampoco se puede negar que existen instituciones dedicadas a la tortura y desaparición forzada para personas que son consideradas como “amenaza” para el régimen que gobierna a Venezuela actualmente, numerosos presos políticos son alojad…

¡Sobreviví al fin del mundo!

Imagen
Durante mucho tiempo oí, ví y leí cosas sobre el fin de los tiempos, todo el mundo estaba sólidamente confiada de que en el 2000 el mundo llegaría a su fin. Hubo una histeria colectiva porque la tecnología cobraría conciencia y atacaría a los seres humanos llevándolos a su exterminio. Yo era una niña y en realidad estaba sumergida en pánico. 
¿Qué pasará cuándo serán las 12 de la noche y sea el nuevo milenio? ¿Si las computadoras cobran vida, cómo nos salvaremos? ¿Las máquinas podrían manejar a su antojo a los robots y nos asesinaran? ¿O emplearán sus cables como extensiones corporales y nos harán daño con ellos? Había visto muchas veces Terminator y la vida con Skynet como dominadora del mundo tenía mucho sentido.





Yo nunca fui religiosa, además era muy joven, tenía 12 años y mi etapa rebelde en apogeo me hacía dudar hasta de mi propia existencia, mientas más se acercaba el 31 de diciembre, la histeria se hacia más fuerte, sectas religiosas ultra ortodoxas comenzaron a realizar suici…

¡No me llamen gorda!

Imagen
¡No me digas gorda!

¿Alguna vez se han puesto en el lugar de una persona que tenga un aspecto diferente a lo "normal", en los zapatos de una persona con un color de piel diferente, de una cultura distinta, de una persona muy alta o muy baja, o de una persona con sobrepeso? ¿Saben cómo se sienten cuando los catalogan por una característica física que no define lo que son como ser humano?

Esta publicación está dedicado a los diferentes, especialmente a los gordos. Y remitiré algunas de las cosas que considero son más difíciles de sobrellevar.

1. La presión social: encajar en este mundo digital donde todos los días estamos sujetos al escarnio público a través de las redes sociales la presión social es aún mayor sobre l@s gordit@s. Las amistades, compañeros de escuela, amigos y familiares e incluso un desconocido siempre detallarán e incluso se atreverán a juzgar y a criticar por el sobrepeso "ay mira como se te marcan los rollitos" "ya tienes papada" "…

¡Yo no me quería ir, ellos me obligaron! Breve historia de una migración forzada.

Parte I: La niña y un sueño
Cuando tenía seis años vi en la televisión del domingo una película que transformó mi vida sin siquiera imaginarlo, estaba acostada en el piso comiendo dulce de leche que acababa de hacer mi mamá cuando iniciaba “Indiana Jones”, vi toda la película sin moverme, absorta en la trama, me pareció tan fascinante: un intelectual investigando misterios antiguos y que a su vez sabia pelear. Le pregunté a mi mamá “¿las personas que estudian las momias y la historia existen o sólo están en las películas? Y mi mami respondió: “claro que existen, ellos estudian mucho, si eso te gusta debes aprender a leer mejor”. A esa edad decidí que seria como Indiana Jones, que aprendería historia, que hablaría idiomas antiguos y viajaría por el mundo haciendo descubrimientos. Fui creciendo y mis ideas iban cambiando, como todos los niños yo también tenia como diez posibles profesiones que ejecutaría cuando creciera “abogado militar y defensora de los animales”, “arqueóloga, paleontól…

Epitafio

Durante la vida de Lucio sólo hubo una cosa importante, obrar bien.Su padre siempre le recordaba que habían tres cosas importantes para ser recordado: las palabras, el trabajo y las buenas acciones. 
Lucio un lánguido joven no disfrutó mucho de su vida, temeroso de todo, privado de la diversión, de la alegría incluso del amor por miedo a no ser recordado como un buen hombre, por temor a que su vida en el más allá estuviera plagada de horrores.  Se levantaba temprano, con el primer cantar de gallos, dormía apenas oscurecia, no hablaba fuerte, se casó por conveniencia. 

Su esposa siempre servil y tranquila era una copia de Lucio, llevaba el hogar como en los tiempos de antaño, los pocos sobresaltos que había en el hogar de Lucio era cuando su hijo estaba enfermo. No los visitaban, era una casa tranquila y blanca. 
El café fue el único vicio de Lucio, no tenía riquezas, no salió jamás de su ciudad, trabajaba como herrero y el taller estaba en su casa, iba a misa los domingos y cumplia co…

Sobreviviendo 8 días en Venezuela: Una odisea inimaginable

Recientemente tuve que viajar a Venezuela para defender mi tesis de maestría en historia, después de un año viviendo en Chile. No puedo describir la alegría que sentía al pensar que volvería a ver a mi familia y que culminaría una etapa en mi vida.
Viajé desde Valparaíso a Santiago de Chile, un día antes de mi vuelo, dormí en el aeropuerto junto a mi pareja y al amanecer salió mi vuelo, rumbo a Cúcuta, pues sólo me alcanzó el dinero para llegar en avión hasta la frontera con Venezuela.
Dentro de mis planes estaba pernoctar en el aeropuerto de Cúcuta pero para mí sorpresa el mismo es cerrado a las 12 de la noche para evitar que se queden los migrantes venezolanos allí. En medio de una crisis nerviosa y financiera debí acudir al servicio de taxi que se encuentra en el aeropuerto y un caballero Colombo-venezolano me trasladó a un hotel en la Parada, Santander, a pocas cuadras de la frontera. Allí esperé hasta las 4 AM hora colombiana para poder dirigirme a migración Colombia y sellar mi…

Un estúpido día

Hoy me levanté muy temprano, en un día al que no quería acudir. Desayuné sin ánimos, bebí café sin sabor, tomé agua que sabía amarga y oí pájaros que trinaban sin ritmo.
Ví a mi alrededor y no había nada ni nadie, me vestí con ropa sucia y los zapatos más cómodos que tengo, me coloqué los audífonos y salí a correr, corrí y corrí, ya no tenía fuerzas pero seguí corriendo, pasé por un parque donde sólo habían perros, una panadería sin pan y ancianos que me miraban las nalgas y se excitaban sólo de mirar, seguí corriendo por bastante tiempo más, seguí viviendo éste día sin sentido.
Corrí de vuelta a la casa, no había nadie ni nada, estaba sola con mil cosas por hacer, no quería hacer nada, ni comer, ni beber, ni respirar, ni ser.
Las horas pasaron tan lento, las horas me torturaron en este día tan  absurdo, lavé ropa, cociné, lavaba los platos e imaginaba Miles de historias para escribir, nada de lo que imaginé pude recordar, ningún personaje, ningún paisaje, ningún pensamiento, seguí fr…